Francisco Blas Reyes / Marta Muñoz Aunión
2. Vente a Alemania, Pepe
PEPE VENTE A ALEMANA, Pedro Lazaga, Spanien 1970/71

VENTE A ALEMANIA, PEPE se estrenó el 14 de Enero de 1971. Fue vista por 2.078.570 espectadores y recaudó 53.476.581 pesetas (2.673.829 de marcos alemanes) lo cual representa un éxito considerable en un país que en la época tenía un censo de 32.000.000 de habitantes. La película cuenta con actores muy conocidos del momento, entre ellos el protagonista, Alfredo Landa, cuya popularidad a raíz de este tipo de papeles dio lugar al fenómeno del "Landismo". Este concepto acuñado en los años 90 supone una valoración del macho ibérico con sus atributos típicos (abundante vello corporal, bajo, poco atractivo) en clave cómica y favorecedora. Una figura caracterizada por la falta de medios económicos pero orgullosa y apasionada. Un héroe con el que el español medio podía identificarse y que respondía al dicho español, "el hombre y el oso cuanto más feos más hermosos". A lo largo de la película se establece una dicotomía entre la imagen soñada y la realidad que acaba por centrarse en el enfrentamiento de la propia cultura con la del país de acogida. Desde esta perspectiva hemos analizado dos aspectos fundamentales de la película. Por un lado, la posibilidad que ofrece Alemania para enriquecerse, y por otro, la libertad sexual que se asocia a este país en la época.

(1) Otros títulos relacionados:
UNA VEZ AL AÑO SER HIPPY NO HACE DAÑO
(Javier Aguirre 1969)
Un grupo de música que realiza una gira por los pueblos de España se moderniza en la Costa del Sol. Ésta, está llena de suecas, turistas y hippies. Los componentes se quedan tan impresionados que cambian el estilo musical y el nombre. A partir de ese momento se llaman los "Hippy-Loyas".

París bien vale una moza
Pedro Lazaga 1972) Juan es enviado por el alcalde del pueblo a París para que localice a su hija. Una vez allí el protagonista descubre que su debilidad por una mujer un poco rebelde le acarrea muchos problemas.

2. VENTE A ALEMANIA, PEPE
1. De una España provinciana al milagro económico alemán
La película comienza con un retrato de la España en la que vive Pepe. Su pueblo está situado en el desierto de los Monegros, en el centro norte del país. Allí no hay nada, solo se ve un paisaje desolado, interrumpido únicamente por la torre de una iglesia y el sonido de sus campanas. El "boom" turístico de los años 60 en España que favorece la economía nacional sólo se queda en las costas. En las zonas rurales del interior la población vive prácticamente de una economía de subsistencia, feudal y estática. Así Pepe, el protagonista, trabaja como monaguillo, cartero y también cuida de varias vacas. A pesar de esto no tiene dinero para casarse que es la única meta que tienen los jóvenes en el pueblo. Formar una familia es lo moralmente establecido por la iglesia en la España católica de la dictadura. La iglesia y el cura determinan la vida en el pueblo y representan el eje de cohesión social. La visita de Angelino, el primer emigrado del pueblo, provoca euforia. El coche en el que vuelve (Mercedes), la ropa y los regalos y curiosidades que trae construyen una imagen de Alemania que representa dinero, lujo, modernidad y libertades. Con su discurso sobre el país del milagro económico y mecanizado persuade a Pepe y a otro paisano más para que emigren. Por el mismo trabajo que realizan en el pueblo esperan conseguir marcos alemanes y ganar así veinte veces más, para volver luego con el dinero ahorrado, crear una empresa propia y alcanzar un nivel de vida más alto.

Munich representa para Pepe un mundo ajeno y difícil. La lengua, las costumbres y el esfuerzo se convierten en una pesadilla para el protagonista que descubre la exageración del discurso de su amigo (el Mercedes no es de Angelino sino que lo alquiló para viajar a España e impresionar a sus paisanos). En esta ciudad de grandes edificios, mucho tráfico y con las calles llenas de gente (imagen contraria a la ofrecida del pueblo) y donde suenan constantemente sirenas de fábricas, trabaja Pepe todo el día. No tiene mucha relación con los alemanes y se recluye en un ambiente español. Este círculo se centra, en primer lugar, en la pensión Müller. Aquí vive Pepe con más españoles y se conforma un grupo social que actúa como una familia que trata de salir adelante en una sociedad de acogida deshumanizada y fría, que no les interesa y en la que no se integran. El otro punto de reunión es la Casa de España, local de reunión parecido a la iglesia del pueblo pero de un modo más ocioso. El contrapunto al idilio hispánico lo pone la figura del exiliado político (el médico) que critica la mirada inconsciente y simplificada de sus paisanos con respecto a España. La figura tiene una connotación negativa y está superficialmente representada. El médico está frustrado y suele avinagrar el entusiasmo de los demás siendo al final el único que no vuelve a España. Tras diversas desilusiones Pepe y Angelino, junto con otros españoles, deciden su vuelta a España. Regresan así al pueblo, a la novia y a una sociedad menos complicada y competitiva, donde todo es tal como debe ser (moral católico española) y el cambio, si se produce, es lento y paulatino. El final de la película recoge la moral de la historia y muestra un retorno feliz en el que, al parecer, se resuelven los conflictos anteriores que determinaron la decisión de emigrar. Sin embargo, Pepe no tiene más dinero que al partir y Angelino ha perdido a su novia y, con ella, el dinero que le envió. La última escena de la película refuerza la imagen de Alemania como un lugar de ensueño o una pesadilla, pues Pepe insiste en las maravillas del país a pesar de la desastrosa experiencia que el vivió.

2. Moral, costumbres y libertad sexual
La libertad sexual que los hombres españoles relacionan con Alemania, supone un factor determinante a la hora de tomar la decisión de emigrar. En el pueblo, todo lo que tiene que ver con el sexo es censurado por el cura. El sexo es pecado; el sexo es inmoral. Pero, en realidad, los hombres del pueblo no piensan así y Angelino convence y recluta a los nuevos y futuros emigrantes hablándoles de la liberalidad de las alemanas, que siempre están dispuestas a tener relaciones sexuales. La película muestra el tópico del hombre español, del macho obsesionado con el sexo; un sexo que se reprime en el pueblo.

De este modo, cuando Pepe llega a Alemania no busca sólo trabajo, sino también alemanas con las que tener aventuras sexuales. Pero sus intentos para relacionarse con éstas resultan catastróficos y nunca acaban en la cama. Su rol de macho se debilita tras varias experiencias. Así, por ejemplo, Pepe „no funciona" con sus vecinas alemanas de la pensión porque después del trabajo está tan cansado que, simplemente, no tiene ganas. Fracasa, y con él el estereotipo de macho hispánico. En otro momento, su excesivo vello corporal impide su siguiente aventura y Pepe acaba en el escaparate de un centro comercial, como ridículo maniquí, haciendo publicidad de una crema depilatoria. Estos acontecimientos son determinantes para que tome la decisión de regresar al pueblo.

Los otros personajes de la película se definen por medio de sus relaciones con Pepe. Pilar, su novia, representa a la típica y tópica mujer española: es dependiente y decente, casi asexual. Nunca piensa en sexo y, por supuesto, no está en sus planes practicarlo antes del matrimonio. Pilar, temerosa de la fogosidad de las alemanas, viaja a Alemanaia para controlar a Pepe. Pero como es lógico, discuten y ella toma el papel de una mujer independiente y sexy que hace a Pepe „rabiar" de celos. Él, como macho, no puede permitir que su futura mujer, su posesión, sea como las alemanas. Las alemanas son justo lo opuesto a Pilar: independientes y, por eso, indecentes y peligrosas; no son obedientes para un amor „entregado" y el matrimonio.

Todo ello se muestra en la película a través del rol activo de las alemanas en relación con el sexo, sus ropas sexy y sus costumbres. La imagen negativa de esta visión de lo femenino se muestra en un club donde una mujer madura, ya mayor, flirtea con Angelino y a la que se representa de una forma patética y ridícula.

Con respecto a los hombres alemanes, sólo podemos decir que su ausencia en la película es lo más significativo y que como „tipo" o „tipología" no existe en el film. A la sociedad machista española no le interesa.

VENTE A ALEMANIA, PEPE refleja la imagen que se tenía de Alemania en la España de los años sesenta: un país para emigrar y ganar dinero y, quizás también, para diverstirse. Son unas expectativas que, en la película, no cumplen lo prometido y el sueño del comienzo no queda satisfecho.

3. Conclusiones.

En primer lugar, podemos decir que la película supuso en España un medio de propaganda para favorecer la emigración a Alemania (y a Europa), pero también, además, para que no se olviden las ventajas de la patria. Los emigrantes fueron positivos para la economía española ya que reducían la alta tasa de paro (y traían alguna que otra divisa al país). Los problemas reales a los que se tienen que enfrentar los emigrantes se tratan sólo de modo muy superficial. Hoy en día, la película no es actual y está totalmente pasada de moda. Los personajes son, observados desde nuestro contexto actual, ridículos. La película, aunque es muy conocida en España y se programa con frecuencia en la televisión, es ignorada por los críticos debido a su baja calidad artística y al tratamiento superficial del tema. Quizás por este motivo no se encuentre este título –salvo pequeñas reseñas y nunca críticas en profundidad_ en las crónicas del cine español.

Actualmente, las diferencias entre España y Alemania no son tan significativas. Ambas sociedades son similares y los españoles que trasladan su residencia a Alemania son, en su mayoría, estudiantes o empleados de empresas españolas afincadas en este país. Opinamos que las diferencias entre las sociedades rurales y urbanas son tan grandes en España como en Alemania y, no hay que olvidar que, en VENTE A ALEMANIA, PEPE, los personajes pertenecen a un mundo provinciano. Así, por ejemplo, si Pepe hubiera emigrado a una gran ciudad española, también hubiera tenido problemas de adaptación. El problema de la adaptación a la vida de una ciudad industrializada se da tambien en otros paises europeos y la película lo muestra desde un punto de vista español, tendente a la comedia. La represión sexual, el poder de la iglesia y otros temas importantes en la sociedad que muestra la película, pertenecen al pasado.

Este trabajo ha sido realizado por Francisco Blas Reyes y Marta Muñoz Aunión. Ambos somos estudiantes de doctorado de la Universidad de Sevilla (España) que investigamos sobre historia del cine en la Universidad J. W. Goethe de Frankfurt am Main (Alemania). Hemos elegido esta película porque pensamos supone un buen ejemplo para reflejar las relaciones economicas y sociales que habia entre España y Alemania en los años 60 y 70. Y además, porque la película forma parte de nuestros recuerdos cinematográficoas y el personaje de Pepe, como español en Alemania, aún surge como un tópico en nuestro país. De todas formas, como pertenecientes a la primera generación de la era pos-franquista, no nos sentimos identificados con Pepe. Sim embargo, éste no tiene ningún sentido negativo para nosotros, sino que representa la personificación de un momento histórico que los españoles no deben olvidar.

 
 

DIF, 3.4.2000  
nächste Seite Kapitelübersicht zurück